Cambio de Temporada, una buena oportunidad para ordenar

Es muy habitual que en cada cambio de temporada se realice el ritual de ordenar el placard evaluando las cosas que no se usaron. Algunas prendas teminan siendo descartadas y otras se conservan con la esperanza de volver a utilizarlas o por temor de no poder reponerlas. La tarea, que puede llevar una tarde o todo un fin de semana, se repite en cada cambio de estación. Pero si a las pocas semanas todo vuelve a estar desordenado o saturado de ropa es porque no se ordena de raíz, no se ordena a conciencia ni de forma introspectiva.

“El rebote ocurre porque la gente cree erróneamente que ha organizado a fondo cuando en realidad, solo ha ordenado y guardado una parte de las cosas. Si ordenás tu casa adecuadamente, serás capaz de conservar la habitación siempre organizada.” Marie Kondo, Libro La Magia del Orden.

El cambio de temporada puede ser una excelente excusa para tomar la decisión de hacer un proceso de orden completo de una vez y para siempre. Encarar el programa de ordenar, planificarlo y llevarlo adelante como un proyecto de única vez con un principio y un fin.  Este proyecto de orden va a tener un impacto en el largo plazo porque verdaderamente te va a permitir cambiar hábitos.

 ¿CÓMO HACERLO?

Primero pensá detenidamente cual es la ropa que mejor representa tu estilo de vida ideal, el estilo de ropa con la cual te sentís más a gusto, los colores y las texturas con las que te sentís mejor. Luego imaginá y visualizá lo más detalladamente posible como te gustaría que quede tu vestidor cuando lo termines de ordenar. Describí su aspecto, su funcionalidad y como te imaginás que te vas a sentir cada día cuando lo abras y vayas a elegir la ropa para vestirte. Este va a ser tu objetivo, tu guía.

Sacá fotos antes de empezar para tener un registro de todo lo que lograste cuando termines.

PLANIFICÁ

Estimá cuanto tiempo te va a llevar la tarea, esto va a depender de la cantidad de ropa que poseas y de la facilidad que tengas para tomar decisiones respecto a lo que querés conservar. Establecé citas con vos misma con día y horario, no lo dejes “para cuando tengas un rato”. Recordá que es un proyecto que estás haciendo con el propósito de que sea por única vez para que el orden de tu placard ya sea un tema resuelto en tu vida de una vez por todas.

Te recomendamos que cada cita inamovible con vos misma sea de entre tres y cinco horas. No menos de tres porque es el mínimo que vas a necesitar para hacer el trabajo a conciencia y ver resultados que te entusiasmen a seguir. No más de cinco porque es una tarea muy pesada física y mentalmente y la idea no es quedar exhausta y relacionar el orden de tu ropa con algo tedioso y agotador.

CUANDO HACERLO

Programá la tarea para el momento del día en el cual tenés más energía y cuando puedas tener ese intervalo de tres a cinco horas tranquila sin interrupciones externas. Vas a necesitar tener una continuidad y estar enfocada en la elección de cosas que te querés quedar. Evitá hacerlo cuando estás cansada, cuando no te sentís al ciento por ciento o cuando estás esperando un llamado o el timbre.

¿CÓMO HACERLO?

Sacá toda la ropa (de cualquier rincón de la casa donde la tengas guardada), agarrá con tus manos prenda por prenda y elegí quedarte solamente con las que te provocan alegría, felicidad y sensaciones placenteras. No pienses en que descartar, elegí que quedarte.

“¿Te hace feliz ponerte ropa que no te da placer? … .¿Crees que poseer accesorios que nunca usarás puede traerte felicidad? La respuesta a estas preguntas debería ser «no». Ahora imagina que vives en un espacio que sólo contiene cosas que te dan felicidad. ¿No es el estilo de vida que sueñas?” Marie Kondo, Libro La Magia del Orden.

Tené presente tu estilo de vida ideal y la imagen de tu placard que visualizaste al principio. También considerá que el espacio es limitado, para ocuparlo con las cosas que realmente son importantes y queridas para vos.

¿CÓMO GUARDARLO?

Lo ideal es tener todo en el mismo lugar y a la vista todo el año, independientemente de la época del año y la temperatura. Las prendas de la temporada actual deberán quedar más al alcance de la mano para facilitar su uso, y las de contra-temporada en los estantes superiores o en los rincones más difíciles de acceder del colgado.

Cuando las dimensiones del placard no permiten tener toda la ropa todo el año, lo que te sugerimos es no “almacenar” la ropa de contra-temporada en cajas o valijas sino guardarla con el mismo cuidado con que guardás la que vas a estar usando en los próximos meses. Lo ideal es guardarla doblada con cuidado, en forma vertical para que todo pueda verse con facilidad, sin aplastar y en contenedores que las protejan del polvo pero les permitan “respirar”.

Resumiendo, este año te proponemos ir más allá en el cambio de temporada de tu vestidor y encarar un proyecto de orden que te permita conocerte mejor, elegir las cosas que querés tener y usar para lograr un orden sostenible en el tiempo para que el próximo cambio de temporada te encuentre con el placard ordenado y con más tiempo para disfrutar de las cosas que te provocan alegría.

Si necesitás asesoramiento visitá nuestros SERVICIOS y contactate con nosotras.

Desarrollado por
Estamos
On-Line!